Archivo del Autor: virgendelcaminosscc

MiSSCCelanea: Se acabó el verano

Recogemos esta adaptación del artículo escrito por el padre Emilio para el boletín de los hermanos SSCC. ¡Gracias padre Emilio por compartirlo con nosotros!IMG_2150En esta casa no ha habido vacaciones. Ha habido obras en la casa y en la Parroquia los tres meses, mientras se mantenía la capellanía, la parroquia y se vigilaban las obras de cerca. En medio de tanto calor malagueño, polvo, sudor,… y casa abierta de continuo, el P. Paco Piñero ha sobrevivido sin abandonar el barco, con buena cara y atento a todo. P. Paquito ha estado de aquí para allá atendiendo campamentos y actividades parroquiales y diocesanas, juveniles e infantiles y el tiempo que le quedaba libre acompañaba a Paco.

IMG_2148PP. Angel y Emilio se marcharon al norte para no estorbar y dejar las habitaciones vacías (que iban a ser remozadas y cambiadas en la ampliación a golpe de piqueta y obras). Ni que decir tiene que el Ave, el coche de casa y el humor incombustible de los hermanos ss.cc. residentes acompañaron la gracia de Dios para que los parroquianos siguieran su vida casi normal. No os cuento los detalles de las operaciones de los ojos (de cirugía menor) que tuvieron los dos Paco y Paquito para no preocuparos y porque han sido un éxito total. Pero también deben incluirse en las actividades de verano.

Estamos contentos y orgullosos de la actividad parroquial en lo que se refiere a pastoral juvenil y la participación a todos los niveles. Lo último ha sido que se anunció como notición parroquial que Lucía se iba al noviciado SS.CC. en Salamanca. Lucía recibió ayer las llaves de la casa noviciado para que sepa ya cual es su casa desde ahora. Nos ha tenido disfrutando su despedida varios días, buenamente desde el día 2 de septiembre, noche que invitó a los jóvenes a una orgía de oración y vigilia en la Playa San Andrés. Después ha habido otras 3 despedidas más en la Parroquia con misa y en el Bar de Willy con montaditos. Al final (marchó el pasado viernes 19) casi le cantamos el corrido o ranchera mexicana “y te vas, y te vas … y no te has ido: no me amenaces”.

IMG_2152Pues ahora ya pasó todo y después de cambiar a Paquito Egea por Pablo Márquez, todo vuelve a ser normal. Un consejo para la comunidad de Sevilla: Paquito tiene dos defectos que debe corregir: comer más y dormir más (trabajar trabaja como un bestia) (no digáis más tarde que no os lo hemos dicho). La habitación de Emilio, que era antes la peor de la casa se ha cambiado en la mejor … y con mucho.

Hasta tenemos más habitaciones para las visitas. Os esperamos.

“Saldar las deudas de amor”

El domingo 7 de septiembre Paco Egea ofició su última eucaristía en nuestra parroquia, justo antes de mudarse a Sevilla. Sois muchos los que nos habéis pedido la homilía de Paco en ese día. Es por ello que la reproducimos aquí, para todos aquellos que queráis leerla de nuevo.

Al rezar con las lecturas de este domingo me resultaba imposible no revisar los tres años vividos en esta comunidad de Virgen del Camino a la luz de la Palabra de Dios. Y resulta que en esta ocasión la Palabra, casi siempre amable y consoladora, pero otras un tanto incómoda, nos habla de uno de los temas más incómodos: la corrección fraterna. Hablar de la corrección fraterna, que de entrada exige una rigurosa actitud autocrítica, no entraba en mis planes para esta celebración.

Por suerte, San Pablo nos ofrece otro punto de vista desde el que revisar este tiempo y revisarnos cada uno de nosotros. “A nadie le debáis nada, más que amor”. Siento que en estos cortos tres años me quedan muchas deudas pendientes: mucho más amor que podría y debía haber dado. Mi consuelo es caer en la cuenta de que lo imposible que resulta aspirar a pagar la deuda de amor con el prójimo, que es una deuda con Dios, pues Él nos ama primero y mucho más; y creer que si el Padre lleva cuentas de nuestro amor, anota y subraya antes el amor que hemos entregado que el que nos hemos reservado. Al fin y al cabo Él, que es Bueno y Justo, es al único ante el que debemos rendir cuentas. No obstante, nos haría mucho bien preguntarnos a quién le debemos más amor para tratar de saldar esta deuda pendiente.

Desde esta perspectiva del amor, y solo desde ella, podemos adentrarnos en la difícil tarea de la corrección fraterna. Amar antes de corregir: este es el primer paso para quien se adentra en esta exigencia, porque corregir al hermano es una exigencia, el Señor lo manda en el Evangelio de hoy. Preocuparse por el hermano implica ocuparse también de él y esto puede significar hacerle ver lo que está haciendo mal. El que solo se preocupa pero no se ocupa no está queriendo bien a su hermano.

El segundo paso es ser capaz de contener lo que a uno le gustaría decir al hermano para tratar de descubrir lo que Dios puede querer decirle. “Cuando escuches palabras de mi boca”, dice el Señor en la primera lectura, entonces “les darás la alarma de mi parte”. La corrección fraterna se realiza a partir de lo que a los ojos de Dios es necesario cambiar. De lo contrario quien corrige no está siendo un instrumento del Señor, aunque crea que lo hace en su nombre. Ser suficientemente prudente para callar y escuchar antes de tomar la palabra es uno de los pasos de la corrección fraterna que más a menudo nos saltamos.

Por suerte el Señor ya sabía lo complicado que era todo este asunto y la era consciente de la importancia de las formas. Por eso quizás se detiene en indicarnos cómo debemos hacer las cosas: claridad, confianza, honestidad… Y lo primero y fundamental: estar a solas con el hermano. Si tenemos un problema con alguien, si creo que el otro está haciendo las cosas mal… nadie más tiene por qué saber nada. La murmuración y las habladurías no son un signo del amor en el que se enraíza la auténtica corrección fraterna, es más, pueden ser causa de mucho dolor y desunión.

La corrección fraterna no es para crear división, sino encuentro. Para ello es necesario que todos tengamos la suficiente humildad como para acoger de corazón aquello que quizás no queramos escuchar, probablemente porque nos duele. “No endurezcáis vuestro corazón”, reza el salmo. “Uno que ama a su prójimo no le hace daño”, afirma San Pablo. Sin embargo a menudo la corrección fraterna es causa de dolor. Esto ocurre si quien corrige no ama y si quien es corregido ha endurecido su corazón. El corazón que ama no se endurece y es capaz de reconocer en la corrección fraterna el amor que la mueve. Entonces se produce el encuentro y la comunión.

Todo esto es fundamental en cualquier comunidad. Somos una comunidad numerosa, pero no tanto como para perder el ambiente familiar que caracteriza nuestra parroquia. Esta comunidad es casa de Dios porque quienes la formáis os reunís en su nombre. En su nombre debéis amaros y aprender a corregiros para seguir creciendo. Tened mucho cuidado con las habladurías, tan propias de los ámbitos familiares. No dudéis en liquidar las deudas de amor que queden pendientes entre vosotros. Que todo lo que digáis, hagáis y transmitáis sean aclamaciones al Señor, vítores a la Roca que nos salva, a nuestra fuente inagotable de amor.

Paco Egea Suarez.

¡Gracias Ale!

Alejandro Arresa, más conocido por todos como “finito” ha sido durante mucho tiempo monitor incansable en Juego de Niños, Campamentos y Teatro. Lleva muchos años comprometido con la parroquia, y este verano ha llegado el momento de dejar paso a las nuevas generaciones. Por ello, en el campamento “La vuelta al mundo en 7 días” quisieron rendirle un pequeño homenaje, como podréis ver en el vídeo más abajo. Hoy, es Ale quien nos cuenta su experiencia como monitor en la parroquia.

ale

Para todo aquel que no me conozca, soy Alejandro, pero claro, quizás por ese nombre no me conozcas puesto que en la parroquia todo el mundo me dice Finito, no pasa nada, puedes llamarme así aunque el nombre ya no concuerde con el peso. Durante mas de 13 años he trabajado como monitor de campamento y mi trabajo en la parroquia ha sido básicamente orientado a los niños. Pero este año ya tocaba despedirme, este año ha sido muy especial, principalmente por el nacimiento de mi hijo Mario.

Es muy difícil explicar lo feliz que me siento por todo el trabajo desarrollado todos estos años con los niños y lo orgulloso que estoy de que la gran mayoría de los niños con los que he trabajado desempeñan ahora su propio trabajo en la parroquia. La verdad es que no cambiaría nada de lo que he hecho todos estos años en los que he trabajado en Juego de Niños, Teatro, Perseverancia, y Campamento.   Creo que ese ha sido mi lugar y que he desempeñado el trabajo que Dios me ha pedido durante todo este tiempo.

Se me hace muy complicado cerrar esta etapa, pero supongo que cada persona tiene su momento y el mío ha llegado, esto no es una despedida de la parroquia (faltaría más) pero si un cambio de rumbo en mi trabajo que todavía no sé hacia donde irá, Dios dirá, como siempre.

El video que veréis a continuación fue un pequeño homenaje que me hicieron para “agradecerme” todos estos años al servicio de los mas pequeños, no puedo negar que fue un momento muy especial para mi porque lo proyectaron por sorpresa en este ultimo campamento, ¿donde si no?.

La verdad es que me resulta muy difícil decidir quién le tiene que dar las gracias a quién en todo este trabajo, porque seguramente el más beneficiado habré sido yo, tantas historias, momentos, amigos, experiencias, juegos.

Como dije antes, he visto crecer a la mayoría de los que son ahora monitores y eso aunque me hace pensar y recordar que ya no soy tan joven como piensa mi cabeza, si me hace darme cuenta de que el trabajo ha sido bien recibido.

Por todo esto y esperando seguir muchos años a vuestro servicio, GRACIAS A VOSOTROS.

SEGUIREMOS….

Alejandro Arresa, comunidad Yakhetuthem

“Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad”

Meli es muy conocida y querida en nuestra parroquia. El curso pasado, PJV le pidió que acompañase una de las comunidades juveniles, los Yo Voy. Hoy nos cuenta su experiencia, una vez terminado el curso. Sin duda un gran reto que deja un gran sabor de boca. Gracias Meli por tu disponibilidad y por tu testimonio.

1ª Kedada con Meli_25-02-14

Alegría, animación, incertidumbre, entusiasmo, inquietud, diversión, indecisión, optimismo, camaradería, independencia, franqueza, espontaneidad, sinceridad, voluntad, osadía, soltura, valentía, pasión, cercanía…..

Si nos preguntaran a qué etapa de la vida del desarrollo  humano podríamos aplicar  toda esta serie de palabras, seguro que la mayoría de nosotros coincidiríamos al responder con otra muy estimada: juventud.

¿ Es que vamos a hablar de psicología evolutiva? Noooo, es que  me han pedido que escriba mis reflexiones sobre lo que ha supuesto para mí volver a compartir catequesis con jóvenes, y  sinceramente mi sensación, después de tantos años, es que a lo largo del curso recién acabado, he estado impregnada en gran parte del significado de ellas.

Cuando me presentaron la propuesta, lo primero que medité fue  que el Señor me enviaba a un campo nuevo, pero  con tierra ya abonada,   para seguir contemplando el crecimiento de su semilla. Respondí como siempre que he recibido su llamada: -Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad . Pero tenía en mente la cuestión de cómo sería aceptada una catequista “madurita” por un grupo de jóvenes que hasta ese momento, sólo se habían relacionado con catequistas jóvenes.

Al terminar el curso, creo no alardear  de  presuntuosa si afirmo que ese asunto lo hemos superado con creces. Hemos compartido momentos de vivencias profundas. Unos alegres, otros no tanto, algunos de ocio ( eventos deportivos en tv) y sobre todo nos hemos unido en la oración, poniendo a Dios en el centro de nuestras vidas, alimentando nuestra fe con su Palabra.

Así que sólo me queda expresar  agradecimiento y el deseo de que cada uno de los hermanos de comunidad siga caminando con disponibilidad, movidos por el mismo Espíritu, ofreciendo a los demás lo que son y lo que tienen, haciendo honor al nombre de la comunidad “YO VOY”, para hacer cada día un poquito mejor la voluntad de quien vino a enseñarnos que sólo el amor hará posible que veamos  los acontecimientos de nuestra vida con su mirada.

Os dejo todo mi cariño. Vuestra “Tata” por este año.

La entrevista: Carmen Rivas, “La Restauradora”

Carmen Rivas, más conocida en nuestra parroquia como “Carmen la Restauradora” es una persona muy querida por todos. Su apariencia es frágil y el paso del tiempo se hace presente en su rostro. Sin embargo, estos rasgos no son definitorios de su misión actual. Carmen es una persona constante y entregada que cada día trabaja por conseguir una parroquia mejor, cuidando de las imágenes y el mobiliario de nuestro templo. Desde aquí le damos las gracias por todo el trabajo que lleva años haciendo en silencio.

la foto 2

1. El día del envío de agentes de pastoral siempre se nombra a aquellas personas que se encargan de la restauración en la parroquia. ¿En qué consiste este trabajo del que tan poco hablamos? Consiste en la voluntad y en querer hacer. Y si te comprometes, seguir hasta el final. Requiere esfuerzo y mucha paciencia para la polilla, porque si no tienes tranquilidad en ir inyectando poco a poco, una y otra vez, entonces no termina nunca (risas). Esto lo hago con el fin de ayudar a la casa del Señor, porque es a Él al que se lo estoy haciendo. También ayudas a toda la parroquia. Cuando limpio algo pienso:Por Ti, Señor, hay que cuidar tu casa”. Todo lo que haga en su casa es ilusión. Cuando se llevaron a la Virgen, ¡qué vuelco me dio el corazón!: “¡Ya no te voy a ver!”. Estableces una relación tremenda con imagen. El Señor y la Virgen me ayudan.

2. ¿Y cuánto tiempo hace que prestas este servicio? Bastante, ya no sé si son 16 o 17 años. Estuve con Adolfo, luego Julio, ahora con el padre Paco.

3. Quien te conoce sabe que te atreves con lo que haga falta, pero lo cierto es que de entrada sorprende que una mujer de tu edad sepa tanto de reparaciones y sea tan manitas. ¿Cómo aprendiste? Muy sencillo: Cuando niña. Con libros, leyendo. Mis estudios del colegio fueron en Móstoles y llegué con unos 12 o 14 años a Málaga, a partir de ahí comencé a hacer manualidades en mis tiempos libres porque también tenía que trabajar. Y así empezó todo. Ha sido fuerza de voluntad. Conforme avanzaba, el Señor me iba iluminando, sin Él no habría podido hacer todo esto. Aprendí sola, no he ido a ninguna parte a aprender este oficio.

4. ¿Qué es lo que crees que se te da mejor? ¿Cuál es tu especialidad? En lo que hago, todo. No echo atrás nada de lo que hago. Ni siquiera de limpieza. Con mucho cariño, lo hago todo. Me comprometo y no lo hago por que lo vea la gente. Lo hago por mí, porque sé que todo lo que haga en la parroquia es beneficio para todas las personas. Me da igual: carpintería, como la que le he hecho a los bancos; pintura, como en todas las puertas; y también polillas, 42 bancos llenos de polillas.

5. No vamos a enumerar ahora todas las reparaciones que has hecho a lo largo de estos años, pero ¿hay alguna tarea que te haya resultado especial? Especial, especial, la primera Virgen que hice, la que está en la Capilla. El Cristo del altar de nuestra parroquia también. Es que especial son todas. Recuerdo también con las Hermanas Nazarenas, el buen Pastor. Yo, viendo la gran tarea por hacer, decía: “Señor, me has metido en pintarte”-nos cuenta Carmen asombrada al recordar la obra de arte que tenía que restaurar.

6. ¿Y cuál te resultó la más pesada o la que menos te gustó? Me gustan todas. La más difícil fue la mesa de la Divina Pastora, de las monjas de clausura que hay en capuchinos. Tenía el tablero por un lado, la pata central y las tres de alrededor por otro, todo suelto. Le dije a mi hijo, que fue el que me la trajo: “¡Pero, yo no soy carpintera!”. Él me dijo: “Anda mamá, esto tú lo haces también”. Y allí sigue la mesa. También la pila bautismal. Tuve que quitarle todas las capas de pintura. Cuando terminé, se salió la pila de la base porque estaba frágil y tuve que arreglarla. También me pilló más mayor y requería mucho esfuerzo.

la foto 1 (2)7. ¿Rezas cuando estás trabajando? ¿De qué manera dirías que esta labor te acerca a Dios? La labor me acerca desde que empieza el trabajo. Lo primero que hago es presentarme a Él o a Ella: “Este es mi trabajo, te lo presento, ayúdame a hacerlo todo lo mejor que yo pueda hacerlo”, le digo. Luego le rezo el Padre Nuestro o el Ave María. Estoy con la jeringa y estoy rezando. Se me pasa el tiempo sin darme cuenta. Cuando no sé qué hacer se lo pregunto al Señor y Él me ayuda a encontrar la respuesta. Tienes que saber no atarte y confiar en la ayuda de Dios. Recuerdo que cuando se iban a llevar la Virgen que acabo de terminar necesitaba ir a despedirme de Ella. Cuando, le dije: “¡Ay madre mía, cuánto he hablado contigo y ahora tengo que despedirme!”. Este trabajo me da una satisfacción muy grande. Cuando estoy en casa, siempre pienso en lo siguiente que le tengo que hacer y le pido al Señor para que me ayude.

 8. Además participas en un grupo de lectura creyente de la Biblia y vienes a misa casi todos los días. ¿Cómo te ayudan en tu vida? Me ayudan a llevar mejor la vida. Me ayuda mucho también en la cruz que tengo que llevar de mi hijo, me acuerdo mucho de él, me ayudaba mucho a que el trabajo fuera más ligero. Y con el grupo de lectura, aunque yo lea la Biblia, no la entiendes como cuando vienes aquí, me ayudan a comprender la Palabra de Dios y a rezar

9. ¿Cuáles son tus siguientes proyectos en la parroquia? No sé porque primero habrá que ver cómo queda la obra. Pero me meteré en lo que haga falta.
Puede que el espejo y el marco de la capilla.
Además, Paquito me comentó que estaría bien que el Cristo de la capilla estuviera en el centro ponerle una peana para sujetarlo. Pero lo primero es la obra.

10. Ya que se te da tan bien todo el tema de restauración, digo yo que le tendrás una devoción especial a San José… También se la hago. Hay mucha gente que no lo aprecia como lo deberíamos apreciar. Yo cuando llega marzo le hago su novena y por la noche también le rezo. Dios le escogió para cuidar de su Hijo y casi lo tenemos olvidado. Cuando lo estaba pintando le rezaba para que, por favor, me saliera como estaba. San José tuvo un mérito muy grande y no nos acordamos. Le tenemos que tener presente, yo le tengo presente cada día.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: