Archivo del Autor: virgendelcaminosscc

¡Gracias Ale!

Alejandro Arresa, más conocido por todos como “finito” ha sido durante mucho tiempo monitor incansable en Juego de Niños, Campamentos y Teatro. Lleva muchos años comprometido con la parroquia, y este verano ha llegado el momento de dejar paso a las nuevas generaciones. Por ello, en el campamento “La vuelta al mundo en 7 días” quisieron rendirle un pequeño homenaje, como podréis ver en el vídeo más abajo. Hoy, es Ale quien nos cuenta su experiencia como monitor en la parroquia.

ale

Para todo aquel que no me conozca, soy Alejandro, pero claro, quizás por ese nombre no me conozcas puesto que en la parroquia todo el mundo me dice Finito, no pasa nada, puedes llamarme así aunque el nombre ya no concuerde con el peso. Durante mas de 13 años he trabajado como monitor de campamento y mi trabajo en la parroquia ha sido básicamente orientado a los niños. Pero este año ya tocaba despedirme, este año ha sido muy especial, principalmente por el nacimiento de mi hijo Mario.

Es muy difícil explicar lo feliz que me siento por todo el trabajo desarrollado todos estos años con los niños y lo orgulloso que estoy de que la gran mayoría de los niños con los que he trabajado desempeñan ahora su propio trabajo en la parroquia. La verdad es que no cambiaría nada de lo que he hecho todos estos años en los que he trabajado en Juego de Niños, Teatro, Perseverancia, y Campamento.   Creo que ese ha sido mi lugar y que he desempeñado el trabajo que Dios me ha pedido durante todo este tiempo.

Se me hace muy complicado cerrar esta etapa, pero supongo que cada persona tiene su momento y el mío ha llegado, esto no es una despedida de la parroquia (faltaría más) pero si un cambio de rumbo en mi trabajo que todavía no sé hacia donde irá, Dios dirá, como siempre.

El video que veréis a continuación fue un pequeño homenaje que me hicieron para “agradecerme” todos estos años al servicio de los mas pequeños, no puedo negar que fue un momento muy especial para mi porque lo proyectaron por sorpresa en este ultimo campamento, ¿donde si no?.

La verdad es que me resulta muy difícil decidir quién le tiene que dar las gracias a quién en todo este trabajo, porque seguramente el más beneficiado habré sido yo, tantas historias, momentos, amigos, experiencias, juegos.

Como dije antes, he visto crecer a la mayoría de los que son ahora monitores y eso aunque me hace pensar y recordar que ya no soy tan joven como piensa mi cabeza, si me hace darme cuenta de que el trabajo ha sido bien recibido.

Por todo esto y esperando seguir muchos años a vuestro servicio, GRACIAS A VOSOTROS.

SEGUIREMOS….

Alejandro Arresa, comunidad Yakhetuthem

“Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad”

Meli es muy conocida y querida en nuestra parroquia. El curso pasado, PJV le pidió que acompañase una de las comunidades juveniles, los Yo Voy. Hoy nos cuenta su experiencia, una vez terminado el curso. Sin duda un gran reto que deja un gran sabor de boca. Gracias Meli por tu disponibilidad y por tu testimonio.

1ª Kedada con Meli_25-02-14

Alegría, animación, incertidumbre, entusiasmo, inquietud, diversión, indecisión, optimismo, camaradería, independencia, franqueza, espontaneidad, sinceridad, voluntad, osadía, soltura, valentía, pasión, cercanía…..

Si nos preguntaran a qué etapa de la vida del desarrollo  humano podríamos aplicar  toda esta serie de palabras, seguro que la mayoría de nosotros coincidiríamos al responder con otra muy estimada: juventud.

¿ Es que vamos a hablar de psicología evolutiva? Noooo, es que  me han pedido que escriba mis reflexiones sobre lo que ha supuesto para mí volver a compartir catequesis con jóvenes, y  sinceramente mi sensación, después de tantos años, es que a lo largo del curso recién acabado, he estado impregnada en gran parte del significado de ellas.

Cuando me presentaron la propuesta, lo primero que medité fue  que el Señor me enviaba a un campo nuevo, pero  con tierra ya abonada,   para seguir contemplando el crecimiento de su semilla. Respondí como siempre que he recibido su llamada: -Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad . Pero tenía en mente la cuestión de cómo sería aceptada una catequista “madurita” por un grupo de jóvenes que hasta ese momento, sólo se habían relacionado con catequistas jóvenes.

Al terminar el curso, creo no alardear  de  presuntuosa si afirmo que ese asunto lo hemos superado con creces. Hemos compartido momentos de vivencias profundas. Unos alegres, otros no tanto, algunos de ocio ( eventos deportivos en tv) y sobre todo nos hemos unido en la oración, poniendo a Dios en el centro de nuestras vidas, alimentando nuestra fe con su Palabra.

Así que sólo me queda expresar  agradecimiento y el deseo de que cada uno de los hermanos de comunidad siga caminando con disponibilidad, movidos por el mismo Espíritu, ofreciendo a los demás lo que son y lo que tienen, haciendo honor al nombre de la comunidad “YO VOY”, para hacer cada día un poquito mejor la voluntad de quien vino a enseñarnos que sólo el amor hará posible que veamos  los acontecimientos de nuestra vida con su mirada.

Os dejo todo mi cariño. Vuestra “Tata” por este año.

La entrevista: Carmen Rivas, “La Restauradora”

Carmen Rivas, más conocida en nuestra parroquia como “Carmen la Restauradora” es una persona muy querida por todos. Su apariencia es frágil y el paso del tiempo se hace presente en su rostro. Sin embargo, estos rasgos no son definitorios de su misión actual. Carmen es una persona constante y entregada que cada día trabaja por conseguir una parroquia mejor, cuidando de las imágenes y el mobiliario de nuestro templo. Desde aquí le damos las gracias por todo el trabajo que lleva años haciendo en silencio.

la foto 2

1. El día del envío de agentes de pastoral siempre se nombra a aquellas personas que se encargan de la restauración en la parroquia. ¿En qué consiste este trabajo del que tan poco hablamos? Consiste en la voluntad y en querer hacer. Y si te comprometes, seguir hasta el final. Requiere esfuerzo y mucha paciencia para la polilla, porque si no tienes tranquilidad en ir inyectando poco a poco, una y otra vez, entonces no termina nunca (risas). Esto lo hago con el fin de ayudar a la casa del Señor, porque es a Él al que se lo estoy haciendo. También ayudas a toda la parroquia. Cuando limpio algo pienso:Por Ti, Señor, hay que cuidar tu casa”. Todo lo que haga en su casa es ilusión. Cuando se llevaron a la Virgen, ¡qué vuelco me dio el corazón!: “¡Ya no te voy a ver!”. Estableces una relación tremenda con imagen. El Señor y la Virgen me ayudan.

2. ¿Y cuánto tiempo hace que prestas este servicio? Bastante, ya no sé si son 16 o 17 años. Estuve con Adolfo, luego Julio, ahora con el padre Paco.

3. Quien te conoce sabe que te atreves con lo que haga falta, pero lo cierto es que de entrada sorprende que una mujer de tu edad sepa tanto de reparaciones y sea tan manitas. ¿Cómo aprendiste? Muy sencillo: Cuando niña. Con libros, leyendo. Mis estudios del colegio fueron en Móstoles y llegué con unos 12 o 14 años a Málaga, a partir de ahí comencé a hacer manualidades en mis tiempos libres porque también tenía que trabajar. Y así empezó todo. Ha sido fuerza de voluntad. Conforme avanzaba, el Señor me iba iluminando, sin Él no habría podido hacer todo esto. Aprendí sola, no he ido a ninguna parte a aprender este oficio.

4. ¿Qué es lo que crees que se te da mejor? ¿Cuál es tu especialidad? En lo que hago, todo. No echo atrás nada de lo que hago. Ni siquiera de limpieza. Con mucho cariño, lo hago todo. Me comprometo y no lo hago por que lo vea la gente. Lo hago por mí, porque sé que todo lo que haga en la parroquia es beneficio para todas las personas. Me da igual: carpintería, como la que le he hecho a los bancos; pintura, como en todas las puertas; y también polillas, 42 bancos llenos de polillas.

5. No vamos a enumerar ahora todas las reparaciones que has hecho a lo largo de estos años, pero ¿hay alguna tarea que te haya resultado especial? Especial, especial, la primera Virgen que hice, la que está en la Capilla. El Cristo del altar de nuestra parroquia también. Es que especial son todas. Recuerdo también con las Hermanas Nazarenas, el buen Pastor. Yo, viendo la gran tarea por hacer, decía: “Señor, me has metido en pintarte”-nos cuenta Carmen asombrada al recordar la obra de arte que tenía que restaurar.

6. ¿Y cuál te resultó la más pesada o la que menos te gustó? Me gustan todas. La más difícil fue la mesa de la Divina Pastora, de las monjas de clausura que hay en capuchinos. Tenía el tablero por un lado, la pata central y las tres de alrededor por otro, todo suelto. Le dije a mi hijo, que fue el que me la trajo: “¡Pero, yo no soy carpintera!”. Él me dijo: “Anda mamá, esto tú lo haces también”. Y allí sigue la mesa. También la pila bautismal. Tuve que quitarle todas las capas de pintura. Cuando terminé, se salió la pila de la base porque estaba frágil y tuve que arreglarla. También me pilló más mayor y requería mucho esfuerzo.

la foto 1 (2)7. ¿Rezas cuando estás trabajando? ¿De qué manera dirías que esta labor te acerca a Dios? La labor me acerca desde que empieza el trabajo. Lo primero que hago es presentarme a Él o a Ella: “Este es mi trabajo, te lo presento, ayúdame a hacerlo todo lo mejor que yo pueda hacerlo”, le digo. Luego le rezo el Padre Nuestro o el Ave María. Estoy con la jeringa y estoy rezando. Se me pasa el tiempo sin darme cuenta. Cuando no sé qué hacer se lo pregunto al Señor y Él me ayuda a encontrar la respuesta. Tienes que saber no atarte y confiar en la ayuda de Dios. Recuerdo que cuando se iban a llevar la Virgen que acabo de terminar necesitaba ir a despedirme de Ella. Cuando, le dije: “¡Ay madre mía, cuánto he hablado contigo y ahora tengo que despedirme!”. Este trabajo me da una satisfacción muy grande. Cuando estoy en casa, siempre pienso en lo siguiente que le tengo que hacer y le pido al Señor para que me ayude.

 8. Además participas en un grupo de lectura creyente de la Biblia y vienes a misa casi todos los días. ¿Cómo te ayudan en tu vida? Me ayudan a llevar mejor la vida. Me ayuda mucho también en la cruz que tengo que llevar de mi hijo, me acuerdo mucho de él, me ayudaba mucho a que el trabajo fuera más ligero. Y con el grupo de lectura, aunque yo lea la Biblia, no la entiendes como cuando vienes aquí, me ayudan a comprender la Palabra de Dios y a rezar

9. ¿Cuáles son tus siguientes proyectos en la parroquia? No sé porque primero habrá que ver cómo queda la obra. Pero me meteré en lo que haga falta.
Puede que el espejo y el marco de la capilla.
Además, Paquito me comentó que estaría bien que el Cristo de la capilla estuviera en el centro ponerle una peana para sujetarlo. Pero lo primero es la obra.

10. Ya que se te da tan bien todo el tema de restauración, digo yo que le tendrás una devoción especial a San José… También se la hago. Hay mucha gente que no lo aprecia como lo deberíamos apreciar. Yo cuando llega marzo le hago su novena y por la noche también le rezo. Dios le escogió para cuidar de su Hijo y casi lo tenemos olvidado. Cuando lo estaba pintando le rezaba para que, por favor, me saliera como estaba. San José tuvo un mérito muy grande y no nos acordamos. Le tenemos que tener presente, yo le tengo presente cada día.

Campo de trabajo Padre Damián 2014

Alberto ha querido compartir con nosotros su experiencia en el campo de trabajo Padre Damián, en el que durante 15 días ha convivido y ayudado a personas sin hogar.  Gracias por tu testimonio.

10575385_10203792626289056_5702649553953070186_o

“Tú no sabes quien son estas personas, pero cuando fijas tus ojos en ellos sabes y comprendes que ellos/as afectaran tu vida de una manera muy profunda”. Me quedo con está frase que nos regalaron a todos en una carta al irnos ya que esta frase creo que explica un poco todo lo que hacemos en Padre Damián; compartir y ser testigos de las vidas de otras personas que no conocemos, que la gente rechaza por ignorancia o miedo, y además de todo esto sentirte cambiado, sentirte agradecido por tanto cariño y amor recibido.

10553694_10203792658409859_768508452605194334_oHa sido el primer contacto que he tenido con personas sin hogar. Al principio iba asustado porque no sabia que o quien me iba a encontrar, no sabía si iba a ser aceptado o acogido en su casa. Pero ahora pienso que tonto he sido  y lo único que pienso es como puede haber personas buenas, personas con una vida y que han sufrido tanto. En general estoy muy contento y agradecido en primer lugar por todo lo que he recibido y en segundo lugar por todo lo que hemos podido dar y aportar a pesar de nuestras limitaciones.

Pero toda esta experiencia se queda corta si no hablo del amor que hay en esa casa, de cómo Dios habita en las personas de la casa, en sus rostros, en las hermanas y voluntarios. Creo que esto es lo que hace especial la casa de Padre Damián, el ambiente de cariño y respeto. Había días en los que se respiraba buen ambiente, se notaba a las personas felices cuando cocinábamos, veíamos una película o compartíamos una comida. Cosas tan sencillas que hacen felices a las personas solo por el hecho de compartir estos momentos juntos. Dios se hacía presente en esa casa, y me siento agradecido y querido por Él por darme esta oportunidad y el regalo de conocer a estas personas y a esta casa.

10548115_10203792659009874_7536287941689984639_oUn gran apoyo para estos días ha sido mi oración personal, las misas, reflexiones, el compartir en grupo,… Creo que esto nos ayudado a enseñar a los demás que todo nuestro trabajo no proviene de nuestras fuerzas sino que proviene de Dios. Nos ha ayudado en el cansancio, en los momentos de fragilidad donde muchas situaciones podían desesperarnos. Yo me he sentido de nuevo querido por el Señor, de nuevo me he sentido querido y tocado por Él.

Para terminar me gustaría nombrar otra frase de la carta “no habéis pasado de puntillas, habéis dejado huella”. Esto es una de las cosas que me llevo de Padre Damián, que no camine por la vida de puntillas, sino dejando huella y siguiendo a Jesús.

Alberto Gaitán, comunidad juvenil Corinto.

MiSSCCelánea

Santuario Virgen del Camino

Estoy en La Milla, pueblo de León. Voy a contaros lo que me pasó ayer. Fui a misa al Santurario Virgen del Camino para recordar viejos tiempos y para llevar conmigo y hacer presente a toda la Parroquia Virgen del Camino de Málaga.

_Virgen del Camino-0

_Virgen del Camino-1De ida nos topamos todavía con peregrinos y “peregrinas” que van para allá. La carretera regional va paralela al “Camino” y en todos los cruces aparece la señal en fondo azul con el emblema de la concha. Dijo la misa un padre dominico y la primera lectura terminaba “Después del fuego, se oyó el rumor de una brisa suave. Al oírla, Elías se cubrió el rostro con su manto, salió y se quedó de pie a la entrada de la gruta. Entonces le llegó una voz, que decía: “¿Qué haces aquí, Elías?”

Me distraje porque por sordo perdí la cobertura y sintonía del predicador y empecé a pensar lo me aconteció anteayer.

_Virgen del Camino-2Habíamos decidido ir a cenar sopas de trucha junto al río (aquí se llama Órbigo) y con tiempo de sobra pasamos por la presa del molino de Paulino, las Puntiguinas, el Buraco y llegamos al Espigón para ver pasar el agua del río y si teníamos suerte que pasaran también las últimas piraguas.

Junto a una palera, en el suelo, vi yo un pájaro normal acurrucado en el suelo. Parecía muerto. Y dije yo: “Está muerto”. Y Yeyo (nacido Desiderio) me dijo: “No. Se ha caído del nido porque no sabe volar”. Me extrañó porque no estaba en plumón ni mucho menos; lo toqué con el bastón y a la carrerilla se metió entre los varales de la palera.

Al fin llegamos la Restaurante Ana María Palos, junto al Puente Honroso (medieval y ahora sólo para peatones).

Este restaurante, estorbo y mostrenco, tapa medio puente. Había nacido como Chiringuito de Ana, pero en los últimos años ha crecido con más euros, más grande y más bruto.

IMG_2049Llega la noche, la cena y la sobremesa. Y nos pusimos a arreglar el mundo y hacer tiempo para ir a recoger a una resobrina nieta que estaba de fiesta en San Martín de la Falemosa. Y pasada la medianoche, cuando era ayer y no anteayer, fuimos a por la niña (19 años). Estaba en San Martín (en fiestas) bailando a todo dar a ritmo de cerveza y decibelios. Y así todo un grupo o manada de 200 ó más. Y pensé, ajeno a todo aquello, que no estaban vivos, sino electrocutados. Aunque todos se movían, me parecieron como el pájaro: “¿están muertos? no, es que no han aprendido a volar”.

Y volví mi pensamiento a los jóvenes de la Parroquia Virgen del Camino que han estado de retiros, campamentos, … aprendiendo a volar con el Párroco Paco (Paco Senior) y Paquito (Paco Junior)… (El blog es muy rico en informaciones y experiencias)…

… Y como se levantaron todos a mi alrededor y empezaron el Credo, volví a la Misa y a rezar por la Parroquia, recordando especialmente a los de la Misa de 12.30, repasando los fieles hasta el penúltimo banco donde se sitúa la joven madre negra (digo, de color) con sus retoños.

“Después del fuego, se oyó el rumor de una brisa suave. Al oírla, Elías se cubrió el rostro con su manto, salió y se quedó de pie a la entrada de la gruta. Entonces le llegó una voz, que decía: “¿Qué haces aquí, Elías?”.

Saludos a los que acaban de hacer el DISCIPULADO. Pa’lante.

P. Emilio Vega.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: